Editorial

Con el esfuerzo que supone toda iniciativa de edición en la Argentina, arribamos al número dos de Instantes y Azares. Escrituras Nietzscheanas.

Este número abre con un artículo de uno de nuestros asesores, Massimo Cacciari, que parece iniciarse allí donde finalizaba su libro El Archipiélago, señalando que ningún pensamiento podría decir algo del ultrahombre, pero agregando, en nota a pie de página, qu e tal vez existe un ícono del mismo: la figura del Resucitado. Tal vez una “molesta proximidad” para muchos nietzscheanos (la de Jesús y el ultrahornbre), pero que Cacciari enhebra desde el hilo de la “virtud que se da” que anuncia Zarathustra.

Seguimos publicando en este número, como en el anterior, las conferencias de las jornadas Nietzsche 2000, en este caso, la de Carmen Pardo, referida a la música, y la que operó como “partenaire” de la misma, de Mónica B. Cragnolini (en esa modalidad de “diálogo” directo o indirecto que pretendimos poner en práctica en aquellas jornadas). El trabajo de Edgardo Castro, por su parte, responde a una de las dos conferencias dedicadas a la presencia de Nietzsche en la filosofía francesa.

A continuación, los trabajos de Gabriela Berti, Adrián Cangi, “interpretadas”, ya que el trabajo de M. Sanjurjo y P. Fleisner supuso toda una puesta en escena de los.animales del Zaratbustra en el teatro del Centro Cultural Ricardo Rojas de la Universidad de Buenos Aires.

En cuanto al Dossier, proseguimos con la temática de la recepción de Nietzsche en la Argentina, dedicándonos, en este número, a la
presencia del filósofo en algunos de nuestros escritores (Leopoldo
Lugones, Macedonio Fernández, Héctor A. Murena y Jorge Luis Borges). Presencia que va más allá de la cuestión de las “influencias”, y Supone una cierta “encarnadura” de Nietzsche (¿del fantasma de Nietzsche?) en las diversas escrituras.

El año 2002 ha sido muy duro desde diversos puntos de vista en la Argentina: no podemos dejar de mencionar la generosa colaboración económica de amigos, lectores y amantes de Nietzsche, colaboración que hizo posible la aparición de este número.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *