Editorial

Este número especial de Instantes y Azares está dedicado a la problemática de los “relaciones peligrosas” (liaisons dangereuses) entre la filosofía y la literatura en la huella nietzscheana. Amantes condenadas al ocultamiento, sin embargo, su amor se hace visible en muchos trayectos del pensar. Imposible ocultar, entonces, ese amor y mutuo deseo que emerge cuando la pasión por el pensamiento y por la escritura los hace estallar y salir de los límites asignados por las disciplinas. Indisciplinado amor, que debe ser negado “públicamente” si se quiere hacer “carrera filosófica” en el ámbito institucional académico, que desconfía de la seducción “desviante” de la literatura, de las palabras encantadoras que no se preocupan por la “verdad” sino por los “modos” del decir, más que por “lo dicho”.

La editora de este número especial, Paula Fleisner, reconoce a Platón como el primer amante despechado que aísla a la filosofía de la literatura, y ella plantea el vínculo como “amor de chicas”. Tal vez la filosofía (que, según creo, se ha considerado siempre masculina, dominante y patriarcal en su gesto de pretender saber, traicionando la consigna socrática) haya creído poder ser, en este amor, la figura que le marca el rumbo a su partenaire, dejándole un lugar marginal, anexo y parasitario: el de la “ilustración” o “decoración” de los conceptos. Sin embargo, esa marginalidad y parasitismo han contaminado lo filosófico, y por ello la construcción de esos puentes seguros entre palabras y cosas (que Fleisner, siguiendo a Agamben, evoca) ha estado siempre en riesgo. El puente de la ontología estable entre palabras y cosas está, desde el inicio, dinamitado por la literatura. El amor de filosofía y literatura se consuma, entonces, en el estallido de los puentes, cuando la primera se asoma a la posibilidad de asumir el riesgo de no ser dueña de la verdad, cuando deja de erigir el dedo amenazante de la sabiduría y la moral, y se apresta a reconocerse indigente.  Nuestro agradecimiento a Paula Fleisner, que convocó amorosamente a diversas escritores y escrituras para dar cuenta de este amor frágil, riesgoso y vulnerable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *