El trono vacío de la imagen. Del montaje a la medialidad

la irrupción del “cinismo” al nivel de la conciencia política se corresponde la irrupción de las “estéticas de lo explícito” a nivel de la conciencia estética contemporánea. En ambos casos, hay una “desnudez” que si antes era una tarea de la crítica hoy resulta asumida como forma de gobierno. La “desnudez” del trono en la imagen seleccionada para analizar ofcia de emblema de esta nueva situación. Ello no implica, por supuesto, el ocaso de la crítica (ni política ni estética), ni siquiera una simple caducidad de la crítica ideológica o del dispositivo del montaje, pero sí la advertencia respecto a la necesidad de reorientar su sentido. Desnudar la desnudez: algo de este gesto paradójico habrá de contarse entre las tareas de una nueva imaginación crítica en la actualidad, que creemos regida ya no tanto por el paradigma del montaje sino más bien por la inflexión del montaje en cuanto medialidad.

View Fullscreen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *